domingo, 19 de diciembre de 2010

Une très grande dame

Hay grandes que se van en silencio.

La helenista Jacqueline de Romilly nos dejaba ayer sábado a la edad de 97 años.

La gran dama de las letras francesas (junto a Marguerite Yourcenar y Nicole Loraux), quien dijo aquella maravillosa frase de "paso más tiempo con Pericles y Esquilo que con mis contemporáneos. Ellos llenan mi vida, desde la mañana a la noche", deja al mundo helenístico un poco más huérfano y oscuro.

Nosotros, gracias a la Biblioteca de la Nueva Cultura de Gredos, podemos disfrutar de dos de sus trabajos en castellano: el magnífico Los grandes sofistas de la Atenas de Pericles y la visión quizás demasiado idealizada de los griegos en La Grecia Antigua contra la violencia.

Os dejo con un fragmento de una de sus obras que leí durante la carrera y me marcó profundamente: Pourquoi la Grèce.

"Le mot "humanité" désigne évidemment la condition humaine, celle que les auteurs ont tous cherché à définir, dans l'épopée, dans la tragédie, dans l'histoire. [...] Parce que cette condition est commune à tous, le mot devient un collectif, qui désigne la totalité des hommes partageant cette condition. [...] Parce que le sens de cette communauté éveille la solidarité, le mot devient synonyme de bonté pour les hommes. "Faire preuve d'humanité", c'est se rappeler cette solidarité et la mettre en pratique. Le mot est latin, mais la notion vient tout droit de la Grèce."

Quelle magnifique dame, Jacqueline de Romilly! Merci pour tout!

jueves, 16 de diciembre de 2010

Madres y cultura clásica: esa curiosa combinación

Hace un par de semanas más o menos tuve un pequeño toma y daca con una cliente. La señora en cuestión vino a la librería con un papel anotado por su hijo, en el que ponía que le comprara la Apología de Sócrates. Cuando le enseñé la edición de Alianza, me miró como si yo estuviera tonta y me dijo:

-Éste no. Quiero el de Sócrates.
-Y aquí está.
-Pero yo quiero la Apología, de Sócrates. No la Apología de Sócrates, de Platón.

¡Ah, qué momento! ¿Cómo intentas explicar a una persona sutilmente que está equivocada, especialmente cuando todos los clientes tienen grabado a fuego en su mente esa máxima de que ellos siempre tienen la razón?

Traté en vano de asegurarle que Sócrates no escribió nada, que sus enseñanzas las conocemos a través de sus discípulos, de los que Platón era su máximo exponente y que, de hecho, la Apología de Sócrates era uno de sus diálogos más famosos. Pero nada de nada. La señora aseguraba una y otra vez que su hijo le había escrito claramente en el papel Apología de Sócrates; que, como no lo localizaba por móvil, no quería arriesgarse a comprar nada y que iba a preguntar en otras librerías. Por supuesto, nunca regresó. Tendría que haberle dicho al despedirme que, si encontraba la Apología de Sócrates, por favor me avisara para comprarla yo también...

Las madres son, muchas veces, un caso aparte para los libreros.

Hace poco me vino otra señora con un niño de unos once años buscando un libro sobre cultura clásica. Para un trabajo del niño, agregó. Y mientras yo trataba de indagar sobre qué tenía que tratar el trabajo de clase, la madre erre que erre quejándose de lo complicado que era encontrar libros sobre cultura clásica.

-¿Tienes que hablar de Grecia o de Roma? -le pregunté al niño.
-¡Y a eso voy! -cortó la madre-. ¡Grecia y Roma! Nada de cultura clásica, sólo Grecia y Roma. ¡Pero de dónde vamos a sacar información si sólo se habla en los libros de Grecia y Roma y nada de cultura clásica!
-Es que la cultura grecorromana es la cultura clásica... -susurré.
-¡Grecia y Roma, Grecia y Roma! -continuaba ella elevando su queja a los dioses-. Quizás algo sobre cultura clásica en el prólogo, pero nada más. ¿Es que nadie explica qué es la cultura clásica en ningún sitio?

Para mear y no echar gota.

Y mientras yo intentaba evitar a la madre y seguía preguntándole al chaval de qué iba a ir su trabajo (literatura, mitología, arte, filosofía, historia; la importancia del legado clásico para el mundo occidental), ella venga a cortarme:

"No, no, de literatura no. Cultura clásica. ¿Qué importancia? El trabajo es sobre cultura clásica. ¡Y no hay nada por internet! ¡Pones cultura clásica y sólo aparece Grecia y Roma!"

Así que desistí, amigos míos. Me dí por vencida. El niño estaba acobardado por su madre y no decía ni mu y ella no oía, no escuchaba, no entendía. Así que le recomendé que preguntara en otra librería por algún libro de texto para niños sobre cultura clásica, "de esos que utilizan para clase y que nosotros no trabajamos" y le deseé mentalmente al chico buena suerte porque, con esa madre castradora, le auguraba un futuro negro. Como el de Norman Bates.

Pero la anécdota de las anécdotas de madres y cultura clásica la viví apenas dos semanas después de haber empezado a trabajar en la librería. Sí, en esa época en la que te sientes tan inseguro frente a un cliente que no sabes ni cómo reaccionar cuando se empecinan en un error.

El caso es que Pedro se me acercó con una señora y su hijo, de unos veintitantos años.

-Igual tú puedes ayudar mejor a estos clientes, ya que es tu especialidad. Preguntan por la segunda parte de la Ilíada.
-La Odisea.
-Eso les he dicho yo... -me susurró Pedro.

La señora me miraba con altanería.

-Pues no, la Odisea, no. Buscamos la segunda parte de la Ilíada para mi hijo.
-Señora -creo que llegué a tartamudear-, la Ilíada como tal no tiene dos partes. Su continuación, en todo caso, es la Odisea.
-A ver si nos entendemos, rica. Que buscamos la parte del caballo de Troya y en vuestras Ilíadas no sale.
-Es que la Ilíada acaba con los funerales de Héctor.
-No, no. Ya se lo he dicho a mi hijo. Yo he visto la segunda parte editada en algún sitio, pero no me acuerdo de la editorial.

¡Santo Cielo, el hallazgo filológico del milenio! ¡Esa señora había visto una edición de la Pequeña Ilíada y El Saqueo de Ilión! Ya lo estoy viendo: seguramente en la biblioteca de la universidad de Miskatonic, al lado del Necronomicón de verdad.

-Le aseguro que la Ilíada termina con los funerales de Héctor. La historia del caballo de Troya se menciona en la Odisea y, si me apura, en la Eneida de Virgilio. Pero los poemas donde se relataba el acontecimiento, el resto del Ciclo Troyano, se han perdido...

Si las miradas matasen, esa señora me hubiera fulminado. Tanto que me acojoné e intenté ver si podía encontrar por la red información sobre qué podía venir sobre el dichoso caballo en los Fragmentos de Épica Griega Arcaica de la editorial Gredos. Pero ni por esas. Fragmentos de Épica Griega Arcaica no suena a Ilíada Segunda Parte: La Venganza de Ulises, así que no conseguí convencerla. Y con un gruñido, agarró del brazo a su hijo (que, al igual que el otro niño, no soltó palabra en todo momento) y se alejó murmurando que no teníamos ni idea de cultura clásica en nuestra librería.

Y es que el cliente siempre tiene la razón... ¿O no?

martes, 14 de diciembre de 2010

Manhattan

Leonard Cohen versionado por Enrique Morente y Lagartija Nick.

Me condenaron a veinte años de hastío
por intentar cambiar el sistema desde dentro.
Ahora vengo a desquitarme,
primero conquistaremos Manhattan,
después conquistaremos Berlín.

Me guía una señal en los cielos,
me guía una marca de mi piel,
me guía la belleza en nuestras armas,
primero conquistaremos Manhattan,
después conquistaremos Berlín.

Quisiera estar siempre contigo.
Me gusta tu cuerpo, tu espíritu y tu ropa,
pero ¿ves esa fila que avanza en la estación?
Te dije, ya te dije,
que yo, ay que yo era uno de ellos.

Me amaste como perdedor
y te preocupa que pueda vencer.
Sabes cómo detenerme
y no me sabes tú comprender.
¿Cuántas veces recé para yo volver a empezar?

Pimero conquistaremos Manhattan,
después conquistaremos Berlín.

Recuerda que yo vivía para la música,
recuerda que de mí te mantenías.
Hoy es el día del padre y estamos heridos,
después conquistaremos Berlín.

Quisiera estar siempre contigo.
Me gusta tu cuerpo, tu espíritu y tu ropa,
pero ¿ves esa fila que avanza en la estación?
Te dije, ya te dije,
que yo, ay que yo era uno de ellos.


miércoles, 8 de diciembre de 2010

La máscara de Apolo

"Los dioses tiene muchos rostros, y cumplen muchos destinos para hacer su voluntad..."

-Bacantes, Eurípides-


Si la novela histórica verdadera es para mí la escrita por Robert Graves y Marguerite Yourcenar, la ambientada en la antigua Grecia, mi Grecia, suena sin duda a la melancólica belleza de las palabras de Mary Renault. Y es que esta afable helenista, por su perfecto conocimiento de la época y sus hilos argumentales siempre tan bien trazados, parece un alma de la antigüedad reencarnada.
La Máscara de Apolo es el acompañamiento literario ideal para la lectura de un ensayo como Un siglo decisivo, de Michael Scott, pues nos sitúa a principios del siglo IV antes de Cristo, justo después de la Guerra del Peloponeso. Su protagonista es Nicérato, un actor que va a describirnos con todo lujo de detalles el mundo del teatro griego, así como la historia de una potencia no muy conocida como fue Siracusa. A través de sus ojos seremos testigos de los entresijos políticos tras la muerte de su tirano, el arconte Dionisio. También gracias a Nicérato conoceremos el funcionamiento de la Academia de Platón.

Y es que Mary Renault supo mezclar con maestría sus personajes ficticios con hombres reales como Dión, Platón o Dionisio. Y lo más curioso es que no se acerca a ellos con precisión, trazando un biografía perfecta de sus actividades y creencias. Renault los retrata tal y como los ve un actor de teatro que por azares del destino se ve involucrado en las luchas por el poder y que no es, por su condición social, un exacto conocedor de la política y la filosofía de su tiempo. Sin embargo, aprenderá a tratarlos gracias a la intuición propia de su oficio.

Otro hecho a destacar de La Máscara de Apolo es que está narrada a modo de memorias, cuando ya han pasado años desde los acontecimienros relatados y Nicérato reflexiona sobre ellos. Se trata de un estilo narrativo en el que Renault, sin duda, se encuentra muy cómoda.

En esta apasionante trama, curiosa mezcla de teatro, política y filosofía, hay algo que llamó permanentemente mi atención: la emocionante presencia del dios Apolo como consejero de Nicérato; siempre, siempre, a través de una máscara teatral.

Es cierto también que la melancolía impregna toda la novela: la sensación de que una cierta decadencia, moral y estética, empieza a inundar tanto el mundo del teatro como la vida en general. No olvidemos que Mary Renault nos acerca a una Atenas previa al mundo helenístico, que mira hacia su pasado glorioso con la intuición de que nada volverá a ser igual. Quizás Mary, que vivió la Primera Guerra Mundial y fue enfermera durante la Segunda, compartía un sentimiento muy parecido al que destila su novela.

Pero si algo sobresale entre todos los aciertos de esta maravillosa novela es, sin duda alguna, la descripción del teatro antiguo griego, de sus obras y sus técnicas. Creo que no me equivoco si afirmo que cualquier aficionado al teatro y, en concreto, al teatro griego, caerá rendido ante su lectura.

"A mi entender, Frenonte, no siempre se puede estar de acuerdo con Eurípides. A veces se apasiona por cosas ya pasadas, la guerra, los oligarcas y demagogos de su tiempo o ese viejo escándalo de cuando los espartanos sobornaron a la Pitia; después, se enfurece en lugar de dejar la justicia a la naturaleza de las cosas, como mandan los cánones de la tragedia. Las viejas cuentas quedan saldadas, pero la cicatriz en la obra permanece como la marca de una vieja y podrida traílla de cabra en el tronco de un árbol vivo. Con Las troyanas se elevó por encima de ello, pero con Las Bacantes hurga mucho más abajo, hasta alguna profunda hendidura en el alma donde empiezan nuestras penas. Lleva esa obra a cualquier parte, incluso a hombres no nacidos que adoren a otros dioses o a ninguno, y les enseñará a conocerse."

La Máscara de Apolo es, en resumen, una pequeña obra maestra llena de lirismo y erudición, con una trama que atrapa desde el primer momento y un protagonista que bien merece todos los favores de Apolo. Y los nuestros, pues recordad: no es de sabios desafiar los designios de un dios...

LA MÁSCARA DE APOLO, Mary Renault.

Editorial Edhasa.

Barcelona, 1990.

ISBN: 9788435005616

Tapa dura.

26 euros.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Un apunte célebre sobre Eurípides

"Sófocles presenta a sus personajes tal como deben ser, Eurípides tal como son en realidad".

domingo, 28 de noviembre de 2010

Leer a Homero en el siglo XXI

" La cólera canta, oh diosa, del Pelida Aquiles, maldita..."





¡Maravilloso!

Pero mi pregunta es, ¿por qué no estaba yo allí? ¿Cómo es que no me enteré de esto? ¡Con lo que me gusta Bernardo Souvirón! Gracias a profesores como él, muchos nos sentimos hijos de Homero. Gracias a su voz, muchos nos imaginamos navegando por el mar de vino. Y menudo acompañamiento de grandes en esa mesa redonda, sniff...

Pero esperad, que recuerde mi último mantra: el ocho de febrero veo a Carlos García Gual, el ocho de febrero veo a Carlos García Gual, el ocho de febrero veo a Carlos García Gual... XD

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Farewell

Ayer recibíamos la noticia de que Bea dejaba la librería para empezar una nueva andadura como profesora de Historia en un instituto. A la alegría que nos embargó a todos la acompañó, y era inevitable, un poco de tristeza.

Bea se une así a Mirri y a Ana, casi una madre para todos nosotros, que nos dejaron hace poquito. Y es que todos sabemos que, tarde o temprano, ese va a ser nuestro camino también: las oposiciones se aprueban, se encuentra un trabajo más acorde a lo que se ha estudiado y las metas se consiguen.

Han sido casi cuatro años trabajando con ellas, compartiendo libros, risas, secretos, cafés y fiestas, alegrías y tristezas. Y seguirán compartiéndose, aunque no sea día a día. Así que, para Miriam, Ana y Bea, estas líneas y una canción. ¡Os quiero!

Y es que, si alguien me preguntara qué es lo mejor de mi trabajo, diría que mi gente. Sin dudarlo.

domingo, 21 de noviembre de 2010

El Señor de los Anillos. Cuaderno de bocetos


"Leí El Señor de los Anillos por primera vez cuando tenía dicecisiete años y trabajaba como jardinero en un cementerio. Todos los días me perdía entre las criptas cubiertas de hiedra y umbríos sotos y, mientras avanzaba la tarde, me sumergía en el mundo insólito y maravilloso cuya entrada me habían franqueado los libros de J.R.R. Tolkien. Los mitos y leyendas me habían atraído desde siempre y era como si lo que más me interesaba de aquellas historias estuviera destilado, refinado y moldeado en aquella obra de insuperable fascinación. De este modo, las zonas residenciales de Middlesex se convertían en la Tierra Media y mis amigos y yo nos transformábamos en montaraces, y así decidí que prefiría ilustrar libros a cuidar tumbas.

Esta semana nos llegaba a la librería una maravillosa sorpresa: la edición en castellano de El Señor de los Anillos. Cuaderno de bocetos de Alan Lee. Si alguien me preguntara qué representa mejor la Tierra Media para mí no dudaría en decir que los dibujos de este señor, y que me perdone John Howe. Pero es que Alan Lee reúne en sus obras esa magia inherente a las palabras de Tolkien, la belleza élfica y toda la melancolía y el lirismo que el mundo creado por el Profesor requiere.


Claro que no soy objetiva: crecí admirando sus dibujos de aquel increíble libro de Hadas que iluminó mi infancia y, ya en la universidad, vislumbré la magia de los cuentos del Mabinogion a través de la edición descatalogadísima en castellano con sus ilustraciones que Luis, muy amablemente, me fotocopió para un taller literario de la Sociedad Tolkien.

En este Cuaderno de bocetos, las palabras de Alan nos sirven de guía mientras viajamos a través de las diferentes etapas de su trabajo para la edición ilustrada de El Señor de los Anillos. También encontramos una parte de sus creaciones para la trilogía cinematográfica de Peter Jackson, bocetos y esbozos, así como obras inéditas dibujadas para este libro.


Ciento cincuenta dibujos y una magnífica presentación para una obra que nos hace de nuevo dirigir nuestra mirada y nuestro corazón a la Tierra Media. ¿Vas a perder el pasaje para este viaje? Yo, desde luego, no.

Al este de la Luna, al oeste del Sol

hay una colina solitaria;

sus pies están en el mar verde claro

sus torres son blancas y quietas,

más allá de Taniquetil

en Valinor.

Allí no van las estrellas, excepto una solitaria

que huyó de la Luna;

y allí están los dos árboles desnudos

que daban la flor plateada de la Noche,

que daban el esférico fruto del Mediodía

en Valinor.

Están las costas de Faëry

con sus playas de guijarros iluminadas por la luna

cuya espuma es música de plata

en el suelo opalescente

más allá de las grandes sombras del mar

en el extremo de la arena

que se extiende para siempre

hasta la puerta con cabeza de dragón,

el portal de la Luna,

más allá de Taniquetil

en Valinor.

Al oeste del Sol, al este de la Luna

está el puerto de la estrella,

la blanca ciudad del Vagabundo

y las rocas de Eglamar.

Allí se refugia Wingelot,

mientras Eärendel mira a lo lejos

sobre la oscuridad de las aguas

entre aquí y Eglamar;

lejos, lejos, más allá de Taniquetil

en Valinor, a lo lejos.



EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. CUADERNO DE BOCETOS, Alan Lee.
Editorial Minotauro, 2010.
ISBN: 9788445077832.
Tapa dura con sobrecubierta.
24.95 euros.

martes, 16 de noviembre de 2010

Los caminos de los clientes son inescrutables

Las diez y tres minutos de la mañana. Primera cliente del día:

"-Disculpa, ando un poco perdida. ¿La sección de tanatopraxia y tanatoestética?"

Tendría que haberle dicho que la tenemos al lado de otras secciones requeridas de vez en cuando, como "vanguardias literarias", "poesía danesa" y "literatura en checo". Al fondo a mano izquierda, junto al Necronomicón "de verdad". Aunque quizás, para evitar estos líos, deberíamos hacer caso al señor que se indignó porque teníamos el ensayo ordenado por temática y dividir la librería en "Literatura" y "Ensayo":

"-¡Ensayo por temática! ¡Pero qué ridiculez! ¿Y quién decide qué es historia y qué es filosofía? ¿En qué librería se ha visto semejante tontería?"

En fin. Tal vez debería haberle recomendado a la buena mujer esa joyita titulada Fiambres: la fascinante vida de los cadáveres...;)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Jane Eyre (2011)

Esta mañana descubríamos por fin el trailer oficial de la nueva adaptación cinematográfica de Jane Eyre, que podremos ver en cines a mediados de marzo del año que viene.

Qué sensación de vértigo, ¿verdad?, cuando pensamos en una adaptación de un libro que nos gusta y releemos a menudo. Hace años vi la versión de Jane Eyre protagonizada por William Hurt y Charlotte Gainsbourg y mis recuerdos de ella son vagos y muy asépticos; tanto que, por si acaso, he seguido prefiriendo dejarlos en la bruma.

Veremos qué suerte nos depara ésta de Cary Fukunaga. Aunque, en fin, Michael Fassbender será Rochester...

¿Lo he dicho ya? Michael Fassbender. COMO ROCHESTER. No, si, quien no se consuela... ;)

sábado, 6 de noviembre de 2010

Sobre profanaciones y pesadillas

Ayer me llegaron vía UPS las entradas del concierto londinense de Rob Zombie a casa. Muy feas, por cierto, pero a la vez muy británicas. Y, para celebrarlo, qué mejor que presentaros nuestras últimas dos adquisiciones para la biblioteca familiar: dos ensayos de cine que, seguramente, le encantarían al mismísimo Rob.

El primero es una de esas joyitas de Valdemar que bien valen su peso en oro. Pesadillas en la oscuridad. El cine de terror gótico es una recopilación de ensayos coeditado por el Festival de Sitges que intenta adentrarse en la historia del cine fantástico desde el punto de visto de lo llamado gótico. Pero el de verdad, añadiría. No el de postín que se lleva tanto ahora y que es más falso que Judas.

Gente como Ángel Sala, Jesús Palacios, José María Latorre o Quim Casas nos proponen estudios que van desde un repaso a lo gótico en el cine de la Universal a "El horror, el sexo y el mal en el cine de David Lynch". Como nota curiosa, el rapapolvo que le arrea Jesús Palacios a Burton en "Tim Burton: pobre niño gótico" -no he podido evitar leérmelo enterito antes de tiempo- donde alaba sus buenos trabajos pero también dice más verdades que un santo. Y sí: yo, a pesar de todo, espero que algún día ese genio que habitaba en él vuelva a hacer acto de presencia en alguna de sus películas...

En resumen, un gran ensayo cinematográfico muy en la línea de alta calidad de Valdemar que, con títulos como Monster Show (mi favorito) o Las sombras del horror, se ha convertido en una referencia indispensable para las bibliografías sobre el séptimo arte.



Y si hablamos de referentes cinematográficos, el director del festival de Sitges es sin duda uno de los nuestros. Ángel Sala acaba de publicar Profanando el sueño de los muertos, un completo libro donde repasa exhaustivamente la historia del cine fantástico español. Tarea nada fácil, por otro lado, por tratarse del género que es y por la valoración negativa que de él se suele tener. Y yo entono el mea culpa aquí, que hasta hace poco solía ser muy crítica valorando este género desde la superficie. Así que, si quieres adentrarte de la mano de Sala en una historia desconocida y fascinante de nuestro cine y encontrar auténticas joyas -que, como los diamantes, hay pocas pero las hay-, no dejes pasar esta fantástica oportunidad.

Uy, no sé por qué, pero me están dando ganas de revisitar algunas películas clásicas. ¿Empiezo tal vez por "El gabinete del doctor Caligari?" ;)





¡Feliz y terrorífico fin de semana!

martes, 2 de noviembre de 2010

Algo va mal

"Hay algo profundamente erróneo en la forma en que vivimos hoy."

Algo va mal es el legado póstumo del gran historiador Tony Judt. Si algo caracterizaba a este hombre, además de ser uno de los mayores expertos en la historia del siglo XX, era su preocupación ante la incertidumbre política mundial que nos ha tocado vivir. Si unimos estos dos puntos fuertes, quizás encontremos algo de luz para los tiempos que corren en su último escrito. Así que, ¿hacemos un poco de repaso histórico?

Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y Europa llegaron a la conclusión de que el Estado debía intervenir en algunos aspectos de la vida de los ciudadanos para compensar ciertas deficiencias. Gente como Keynes, Roosevelt o De Gaulle (todos, por cierto, conservadores) sabían lo que era la inseguridad social tras una guerra, y creyeron que el mejor modo de combatir esa inestabilidad era reducir el desempleo y la desigualdad: medidas como el acceso a la educación, el transporte público, el subsidio por desempleo o la vivienda protegida, entre otras, se pusieron en marcha. Daba igual quién gobernara, que se llevaban a cabo. Y, oigan, que funcionaron. Recordemos, por ejemplo, cómo se sobrepuso Alemania a dos guerras en una sola generación...

Pero todo idilio llega a su fin y, el que nos ocupa, terminó en la década de los setenta. Por un lado, tenemos a los jóvenes de nueva izquierda, que con un batiburrillo ideológico en sus cabezas (marxismo, libertad sexual, drogas, lucha antisistema...) vieron en la actitud del estado simplemente autoritarismo y rompieron con la socialdemocracia. Por otro, la derecha vio en las empresas públicas una falta total de rentabilidad y una gran ineficiencia y, en los subsidios por paro, algo así como una recompensa a la holgazanería de algunos.

Así, llegó la separación entre conservadores y neoliberales y en la década de los ochenta nos encontramos con una izquierda generalmente minoritaria y sin rumbo frente a una derecha con pesos pesados como Thatcher y Reagan, padres de una política digna creadora de V de Vendetta.

Algo va mal es una defensa emotiva de la socialdemocracia pero, no por ello, poco pensada. También es una crítica al retroceso del papel del Estado en la economía de los países, especialmente en Estados Unidos. Si alguien, por cierto, no entiende por qué medidas como la sanidad pública son algo tan controvertido en los States, este libro lo explica la mar de bien.

Pero si algo caracterizaba a Judt era su espíritu crítico, así que hace especial hincapié en el problema de la izquierda, lejana muchas veces de los ciudadanos y carente de un lenguaje político apropiado tras la caída de los grandes regímenes socialistas.

Judt, por otro lado y al igual que V, no sólo ve culpable al Estado de la situación actual: nosotros, como ciudadanos, estamos fallando. El desinterés político es algo comprensible, pero no por ello saludable:

"Si los ciudadanos activos renuncian a la política, abandonan su sociedad en manos de funcionarios mediocres y venales." "Debemos hallar la forma de que las autoridades escuchen y respondan a quienes son su base y les paga: nosotros."

En un momento dado, Tony comenta que son muchos los jóvenes comprometidos con ONG´s. Y lo ve bien, "pero las repúblicas y las democracias sólo existen en virtud del compromiso de sus ciudadanos en la gestión de los asuntos públicos." Un parrafo sobre el que pensar, ¿no os parece?

Por último, en Algo va mal se defiende la necesidad de ser críticos con quienes nos gobiernan, se asegura que la disconformidad es necesaria para el buen funcionamiento de la vida social y avisa:

"Una democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo."

Algo va mal, en resumen, es un libro para reflexionar y comprender la situación política y económica que nos ha tocado vivir. Bien escrito, cercano y ameno, no nos da, sin embargo, un remedio mágico para solucionar el mundo. Aunque, quizás, ese remedio comienza con un golpetazo en la cara como el que la ágil prosa de Judt nos da.

ALGO VA MAL, Tony Judt.

Editorial Taurus.

Madrid, 2010.

ISBN: 9788430607969

Tapa blanda.

19 euros.

sábado, 30 de octubre de 2010

Recomendaciones para la noche del 31 de Octubre

Mi amiga Emma me ha mandado un cuestionario breve vía mail de cara a la noche de Halloween y el Día de Difuntos. Si alguien se anima también a hacerlo, los comentarios son bienvenidos.

1. Un cómic para pasar una noche de miedo.

Por ser el último que me he leído, Los muertos vivientes de Kirkman y Moore.

2. Una película para pasar miedito.

¡No puedo recomendar una sola! Veamos... Por ser las fechas que son, "Halloween", tanto la original como el fantástico remake de Rob Zombie. Y, por clásico, el "Nosferatu" de Murnau.

O, ¿qué tal una serie de televisión como Carnivale? Aunque, si hablamos de series, creo que la adaptación del cómic que acabo de recomendar arriba tiene todas las de ganar. ¡Qué primer episodio más tremendo!



3. Un libro para leer bajo las sábanas.

Y dale, qué manía con recomendar sólo uno... Bueno, es fácil esta vez: La feria de las tinieblas, de Ray Bradbury. Ideal para niños y mayores, perfecto para la fecha. Pero Poe tampoco estaría nada mal...

4. Música para acompañar una velada terrorífica.

Hum... Aquí se me va a ver el plumero. Ya que estamos con ferias monstruosas, Electrid Head part 2, de White Zombie:



Aunque siempre he creído que la mejor canción para la noche que nos ocupa es ésta.

Sí, últimamente estoy muy repetitiva con Rob Zombie, lo sé. Pero entendedme: tengo dos entradas para su concierto en Londres del próximo febrero, después de tantos años de fanatismo absoluto. Además, si hablamos de Halloween, no hay nada más propio de estas fechas que los zombies, ¿verdad? ;)


¡Feliz Noche de las Ánimas a todos!

martes, 26 de octubre de 2010

ADV (Culture fail)

Hoy, he escuchado cómo se quebraban los cimientos de la librería: entre los nuevos lanzamientos de juegos de mesa para la sección de cómic (donde solemos tener cosas como "Juego de tronos", "Descent", "Érase una vez", "Carcassonne" o el "Munchkin"), hemos recibido el juego de mesa de "Sálvame"...

...


martes, 19 de octubre de 2010

El cementerio sin lápidas y otras historias negras

Son muchas las veces que he expresado aquí mi devoción por Neil Gaiman. Pero, en fin, una cosa es la devoción por un escritor y otra muy distinta gastar el dinero a tontas y a locas...

Hace poco, Roca editó una nueva recopilación de cuentos de Gaiman titulada El cementerio sin lápidas y otras historias negras. Cuando Santiago vino a la librería para comprar el libro, recuerdo que le comenté que había visto el índice por encima y que me sonaba uno de los cuentos. ¡Ja, uno! De las once narraciones, sólo había dos que no hubiera leído anteriormente: "El caso de los veinticuatro mirlos" y "Cómo vender el puente Ponti". Y eso sin contar que el último relato del libro, "La lápida de la bruja", es un fragmento de su novela El libro del cementerio.

Es evidente que una colección de cuentos como ésta utiliza historias publicadas anteriormente, claro está. Es lógico y normal. El problema que le veo al libro editado por Roca es que prácticamente todos sus relatos los encontramos en las dos recopilaciones de narraciones breves de Gaiman que hasta ahora había editadas en castellano, Humo y espejos y Objetos frágiles. Eso y, bueno, que el tufillo burtoniano que desprende la edición española para captar la atención de la chavalería es más que evidente. ¿Acaso había algo de malo en su título original o en su portada felina?

Por lo demás, nadie discute la calidad de cada una de sus páginas. Así que, si eres de los pocos que aún no has descubierto a Neil Gaiman, te envidio: abre este libro y disfruta. Pero si eres un fan irredento del escritor inglés y lo que buscas son novedades, me temo que puedes ir ahorrándote el dinero.

"La fantasía te cala hasta los huesos. Hay una curva en una carretera por la que paso de vez en cuando situado más allá de unas verdes lomas; por detrás del pueblo asoman unos montes parduscos y de aspecto tenebroso y, al fondo del todo, unas montañas cubiertas de niebla. Siempre que paso por allí, recuerdo cuando leí El Señor de los Anillos. Ese libro forma parte de mí, sus personajes y la historia que relata se quedaron grabados en algún lugar de mi mente y, cada vez que contemplo ese paisaje, la fantasía de Tolkien vuelve a cobrar vida en mi imaginación como por arte de magia."

EL CEMENTERIO SIN LÁPIDAS Y OTRAS HISTORIAS NEGRAS, Neil Gaiman.
Editorial Roca.
ISBN: 9788499191820
Tapa dura
16 euros.

domingo, 10 de octubre de 2010

Lírica griega arcaica para tardes de otoño

Mi señor, con quien juegan Eros dominador,
las Ninfas de ojos oscuros
y la púrpurea Afrodita,
y que recorres
las altas cimas de los montes, de rodillas yo te pido
(y tú acude a mí benévolo)
que atiendas mi súplica con complacencia...


ANACREONTE




Llegó por fin la época de la vendimia. Dioniso, por su origen, ambigüedad y misterio, siempre ha sido mi dios griego predilecto. Especialmente desde que vi, hace ya bastantes años, una maravillosa representación de Las Bacantes de Eurípides por parte del grupo madrileño Thiasos en el Teatro Arriaga de Bilbao. Pero más si, buscando fotos de la divinidad de las Ménades para esta entrada, una encuentra ésta de Shagrath de Dimmu Borgir. ¡Ah, las búsquedas de google! Sí, la sonrisa aflora en mi rostro: que venga el Dios, que venga. ;)

Evohé, Dionysos, evohé!

miércoles, 6 de octubre de 2010

Bye, the GREAT singer

Acabo de enterarme de que Steve Lee, cantante de Gotthard, ha muerto hoy en un accidente de moto. No puedo hacerme a la idea... Gotthard es uno de mis grupos favoritos desde que tenía doce años.

Steve, se me hace muy duro pensar que no va a haber un nuevo disco y luego otro y otro... Que este año no habrá una nueva gira, que no voy a volver a verte subido a un escenario regalándonos tu sonrisa y tu voz, siempre, siempre tan perfecta.

Gracias por estos años, por la música, por las ilusiones y los sentimientos. Por haber sido parte de la banda sonora de mi vida. Por aquel maravilloso concierto en Bilbao, donde te pusiste mi sombrero de cowboy y también el de Raquel. Por el amor que ponías en cada directo, en cada ciudad, en cada nota.




Espero que, si realmente hay algo más allá de la muerte, nos esperes allí arriba con Dio, montando un espectáculo de los tuyos.

Y, mientras, yo te recordaré así mientras escuche tu música: en directo, arrancándonos sonrisas y haciéndonos cantar como locos.






Descansa en paz. Te echaré de menos.

lunes, 4 de octubre de 2010

Alemania después del Reich

Hace unas semanas, un cliente le preguntó a Pedro si existía algún libro sobre la Alemania derrotada tras la Segunda Guerra Mundial, más allá de Núremberg. Ni Pedro, ni Bea ni yo (los tres historiadores de la librería) conseguimos dar con un título que nos hablara de la otra parte sufridora de la guerra. Ahora, Galaxia Gutenberg ha decidido ayudarnos a eliminar esa laguna con la publicación de Después del Reich, de Giles MacDonogh.

" El 7 de mayo de 1945, con la caída del Tercer Reich, se ponía fin a la Segunda Guerra mundial. Oficialmente, atrás quedaban casi seis años de devastación que asolaron Europa. Pero para la población civil alemana, el sufrimiento no terminaba ah. En tanto culpable, Alemania debía ser castigada. Más de tres millones de alemanes murieron innecesariamente tras el anuncio oficial del final de la guerra. Un millón de soldados murió antes de poder regresar a las ruinas de lo que fueran sus hogares. Dos millones de civiles alemanes fueron víctimas de enfermedades, frío, hambre, suicidios o asesinatos en masa. En los Sudetes, 250.000 alemanes fueron masacrados por compatriotas checos y hechos similares tuvieron lugar en Polonia, Silesia y el Este de Prusia. En su ocupación de Alemania, a los Aliados no les tembló el pulso a la hora de aplicar los mismos métodos de represión nazis. Así, se sucedieron oleadas de pillaje y expolio de las ciudades ocupadas, violaciones masivas, se reutilizaron los campos de concentración y exterminio, se expulsó a más de 16.500.000 de civiles de sus hogares o apenas se repartieron alimentos entre una población famélica... Como preguntó Patton a uno de sus ayudas al descubrir el horror de Buchenwald: "¿Aún le cuesta odiarles?". Después del Reich pone al descubierto las verdades incómodas de las decisiones políticas que ampararon el horror de una posguerra cruel y vengativa, y desvela por vez primera los testimonios de un período funesto de la historia de Europa, desde la inmediata posguerra hasta la Conferencia de Postdam y los procesos de Nuremberg, en el que que ni los Aliados ni los alemanes han querido ahondar, los unos por miedo a desvelar las innumerables infamias cometidas y los otros por temor a ser acusados de victimismo."

Si sentís curiosidad, aquí van un par de enlaces a varios periódicos nacionales que hablan de este nuevo ensayo histórico que, seguro, dará mucho que hablar:

Alemania, año cero.

MacDonogh destapa las culpas aliadas.

domingo, 3 de octubre de 2010

Padres: a veces, más peligrosos que los hijos

Imaginad la escena: sábado, ocho de la tarde. Librería plagada de gente. Estoy en el mostrador revisando los pedidos de cliente cuando oigo un carraspeo, levanto la cabeza y me encuentro con un grupo muy elegante compuesto por un hombre, su mujer, una pareja de amigos y un muchachito de unos catorce años. Por su sobriedad a la hora de vestir como por sus ademanes, no puedo evitar pensar en una familia victoriana de noble cuna, pero en época actual. Sonrío.


-Buenas tardes, ¿les puedo ayudar?

-Sí, mira: buscaba tres libros que tiene que leerse mi hijo en el colegio. Las Novelas Ejemplares de Cervantes, La Celestina y Romeo y Julieta de Shakespeare.

-De acuerdo. ¿Los buscaban de alguna editorial en concreto? ¿De formato normal o de bolsillo?

-QUE NO SEAN DE BOLSILLO (gruñidos).

-Pero... ¿Les han recomendado en el colegio alguna editorial?

-(voz apenas audible del niño) La Celestina era de Anaya, papá...

-Al parecer, Anaya. PERO QUE NO SEA DE BOLSILLO, POR FAVOR (así, elevando la voz, con mucho énfasis).

- Pues tenemos un pequeño problema, y es que La Celestina de Anaya -seguramente les habrán pedido la colección Didáctica- es de bolsillo.

-PUES ENTONCES NO. Me da igual lo que digan los profesores. YO NO COMPRO NI UN LIBRO DE BOLSILLO, ¡FALTARÍA MÁS!

- Muy bien, le voy a enseñar entonces las otras ediciones...

Mientras nos dirigimos a la estantería, el hombre se me acerca más tranquilo para darme explicaciones.

-Bueno, ya sabe lo que pasa con estas cosas... El chaval no se va a leer estos libros, así que me va a tocar leerlos a mí y hacerle los trabajos. Y YO ME NIEGO A LEER LIBROS DE BOLSILLO. Tan pequeños, de tapas blandas, con tan poca calidad... ¡Brrrrr!

Asiento mecánicamente mientras le saco las Novelas Ejemplares. Acto seguido le doy el Romeo y Julieta de Cátedra y, al abrirlo, exclama:

-¡Señorita! ¡Se ha confundido, hombre! ¡Esto está en inglés!

-Eeeh, está en bilingüe, señor...

-¿? (pasa las páginas con premura).

-Mire: en la cara de la izquierda está en inglés, pero en la de la derecha tiene la obra teatral en castellano.

-¡Ah, no! No me interesa. Un tostón en español, ¡como para leerlo en dos idiomas!

Que cada cual saque sus propias conclusiones pedagógicas.

martes, 28 de septiembre de 2010

Recuerden, recuerden...

... el cinco de Noviembre.

¡Pobre Duchamp!

Me descubro esta mañana desayunando un café humeante con una amplia sonrisa en los labios.

Me explico. Uno de los libros más fascinantes publicados en nuestro país en los dos últimos años es Las abejas y las arañas, de Marc Fumareli. Estamos ante un historiador y ensayista francés culto y muy, muy polémico. Pero su ácida crítica de nuestra sociedad cultural y, en concreto, del arte contemporáneo me divierte muchísimo, no lo puedo evitar.

Si ya estaba a la espera de leer su obra más importante, El estado cultural, Acantilado me tenía la semana pasada una sorpresa preparada con la publicación de París Nueva York París: viaje al mundo de las artes y las imágenes.

Pues bien: al hilo de este nuevo libro, me encuentro hoy en el periódico con una entrevista que me ha hecho sonreír más de una vez:

Entrevista a Marc Fumareli en El País.

Que ustedes la disfruten.

martes, 21 de septiembre de 2010

Al borde del abismo

"Desde finales de agosto hasta comienzos de septiembre de 1939, las cancillerías y gobiernos de las potencias europeas vivieron una actividad frenética ante una guerra a todas luces inminente y cuyas consecuencias imprevisibles mantenían en vilo a Europa entera. Desde hacía tiempo, parecía evidente que Hitler quería recuperar la ciudad alemana de Danzig, declarada "ciudad libre" por el Tratado de Versalles y rodeada ahora de territorio polaco. Mientras el ejército de este país se aprestaba una heroica defensa de sus fronteras, al dictador alemán tan sólo le detenía la aparente firmeza de británicos y franceses para cumplir sus compromisos de ayuda mutua con Polonia; pero ante la opinión pública occidental se alzaba el espectro del pacto entre Hitler y Stalin".

Si alguien me preguntara por dos historiadores indispensables para conocer mejor el siglo XX, nombraría sin lugar a dudas a mis dos debilidades: Tony Judt y el señor que nos ocupa, Richard Overy.

Supe de la obra de Overy a través del consejo de mi profesor de Historia de Europa en el siglo XX y nunca podré estarle lo suficientemente agradecida. Para los que no somos especialistas en esta época, la obra de este profesor de Exeter (interesado principalmente en las dos guerras mundiales) es todo un soplo de viento fresco; una manera muy clara y amena de comprender muchos de los hechos más importantes acaecidos durante el siglo pasado. Y si obras suyas como Por qué ganaron los Aliados o El camino hacia la guerra: la crisis de 1919-1939 y el inicio de la Segunda Guerra Mundial nos descubrieron muchos entresijos de esta contienda, su nuevo libro editado por Tusquets va camino de hacerse un hueco en nuestro corazón... y en nuestras estanterías.

Como se puede leer en la sinopsis al principio de esta entrada, Al borde del abismo reconstruye paso a paso el nervioso juego gubernamental que precedió al comienzo de la Segunda Guerra Mundial: las sospechas de los diferentes gobiernos, las dudas, las amenazas. ¿Y caso hay algo más apasionante que el despliegue diplomático previo a una guerra, con todo su juego de lealtades y estrategias?

The Times dijo de este libro que era "una obra maestra que merece el infrecuente calificativo de indispensable".

Así que ya sabes: si quieres adentrarte un poco más en los días previos a una de las contiendas que cambió nuestro mundo, adelante. No puedes ir mejor guiado.

Y para los que tengan ganas de más, estamos de enhorabuena: Tusquets va a reeditar este otoño su obra Dictadores. La Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin. Imprescindible.

AL BORDE DEL ABISMO, Richard Overy.

Tiempo de Memoria, Tusquets

Barcelona, 2010

ISBN: 9788483832561

Tapa blanda

16 euros.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Se acerca el otoño...

... y siempre que llega, siempre, recuerdo esta canción.

Galadriel's Song of Eldamar

I sang of leaves, of leaves of gold, and leaves of gold there grew:
Of wind I sang, a wind there came and in the branches blew.
Beyond the Sun, beyond the Moon, the foam was on the Sea,
And by the strand of Ilmarin there grew a golden Tree.
Beneath the stars of Ever-eve in Eldamar it shone,
In Eldamar beside the walls of Elven Tirion.
There long the golden leaves have grown upon the branching years,
While here beyond the Sundering Seas now fall the Elven-tears.
O Lórien! The Winter comes, the bare and leafless Day;
The leaves are falling in the stream, the River flows away.
O Lórien! Too long I have dwelt upon this Hither Shore
And in a fading crown have twined the golden elanor.
But if of ships I now should sing, what ship would come to me,
What ship would bear me ever back across so wide a Sea?

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Bright Star


Una cosa bella es un goce eterno:
Su hermosura va creciendo
Y jamás caerá en la nada;
Antes conservará para nosotros
Un plácido retiro,
Un sueño lleno de dulces sueños,
La salud, un relajado alentar.
Así, cada mañana trenzamos una
Guirnalda de flores que nos ata a la tierra,
A pesar del desaliento, a la inhumana
Falta de naturalezas nobles,
A los días nublados,
A todos los caminos insanos y lóbregos
Abiertos a nuestra búsqueda:
Si, pese a todo, alguna bella forma
Alza el paño mortuorio
De nuestro espíritu ensombrecido.
Como el sol, la luna, los árboles ancianos y los nuevos
Tendiendo su sombra cálida sobre los rebaños;
Como también los narcisos
Y el universo verde en el que moran,
Y los claros arroyos que fluyendo
Frescos hacia el estío,
Y el claro en medio del bosque
Manchado de rosas silvestres;
Y así el sublime destino
Que imaginamos para los grandes muertos;
Todos los deliciosos cuentos que oímos o leímos:
Fuente eterna de una linfa inmortal
Que cae sobre nosotros desde la orilla del cielo.

JOHN KEATS





Para saber más de la vida y obra del poeta al que Jane Campion dedica su último trabajo:
-Keats, de Andrew Motion (biografía en la que se basa el guión de la película).

lunes, 6 de septiembre de 2010

El Mar Negro

Neal Ascherson es historiador, arqueólogo y periodista especializado en la Europa Oriental. Casi nada, ¿verdad? Con semejante curriculum, es normal que diera a luz un libro tan polifacético como el que tengo delante.

La obra nos narra parte de la tumultuosa historia de algunos de los pueblos que viven y vivieron junto a este mar. Abarca un amplio marco temporal, más o menos desde el siglo VIII a.C. hasta principios de los años noventa del siglo pasado. Pero, ¿estamos ante un libro de historia característico? No.


El Mar Negro es un ensayo muy al estilo de los de Jacques Lacarrière sobre Grecia: explora las relaciones de los pueblos a través de las épocas; no sigue una cronología lineal. Ascherson salta de un lado a otro mientras recorre la costa con su pluma. Este recorrido geográfico tampoco es exhaustivo (se habla, por ejemplo, muy poco de Turquía para lo que uno podría esperar). Sin embargo, todas sus partes están hábilmente entrelazadas por nuestro escritor, quien se descubre como un hombre culto, reflexivo, que bebe de muchas disciplinas. Para él, la historia del mar Negro tiene dos grandes protagonistas: los pueblos nómadas (escitas, sármatas...) y los conflictos étnicos.

Ascherson se ocupa durante gran parte del libro del problema de las nacionalidades y las identidades culturales, en lo que yo interpreto como una acertada postura personal contra los extremismos.

"Una comunidad multirracial antigua es un rico caldo de cultivo. Bosnia fue así antaño. Y Odessa, antes de la revolución bolchevique, y la lituana Vilna antes de la segunda guerra mundial. La simbiosis de etnias, religiones e idiomas en un solo lugar ha atraído siempre a los visitantes extranjeros, y nunca tanto como en esta época de convulsiones nacionalistas. Pero la nostalgia es mala historiadora. La simbiosis ha sido a menudo más aparente que real."

Hay muchas historias en El Mar Negro: algunas curiosas, otras divertidas o tristes, pero casi siempre desconocidas. Enumerar todas aquí sería de locos: leed el libro, leedlo. Pero para abrir boca, os nombraré la curiosa historia de los griegos del Ponto, que regresaron a una patria que nunca fue la suya; la larga historia del reino del Bósforo y la sorprendente relación de parentesco -o no- de los polacos con los antiguos sármatas. O la entrañable anécdota del túmulo Tsarski y su anciana guardiana, rodeada de pollos y gallinas. Y qué decir de las tumbas de las amazonas y de la cultura laz, por aquel entonces (Ascherson escribió el libro allá por el 95) en un estadio prenacionalista y objeto de estudio y controversia para los lingüistas...

De todas ellas me quedo, posiblemente, con la historia del arqueólogo enamorado de su princesa amazona:

"[...] he oído a Volodya y a su hermano Yura hablar con profunda emoción de "la pobre princesa". Los arqueólogos no son inmunes a los sentimientos acientíficos por los difuntos y aquélla no era una difunta normal.

De pequeño, Volodya Guguev había corrido y jugado por la tierra y la hierba encima de sus huesos. De adolescente se había preguntado quién y qué podía haber bajo los túmulos de Kobiakov. Al final, cuando fue un hombre hecho, derecho y guapo, una flor en la orden de la caballería de la ciencia rusa, encontró la forma de llegar a la bella durmiente que le dio todo: celebridad como arqueólogo de campo, respeto nacional como investigador académico y momentos de júbilo, incredulidad y revelación de los que no se repiten en la vida.

La bella dumiente le dio un tesoro que Volodya, si hubiera sido un pícaro, habría podido fundir y vender, y con lo obtenido adquirir un ático en Manhattan y vivir de rentas. Le dio su propia fe, un enigma que, si él se lo propusiera, le daría trabajo para el resto de su vida. Y al final, cuando ya no quedaba nada más en el suelo de la fosa, le dio los restos de su cuerpo de veinte años.

No estaban todos los huesos. Le faltaban algunas falangetas. Me di cuenta de que el tema angustiaba a Volodya y cambiamos de conversación. Pero Yura, su hermano menor, un día lluvioso en que nos encontramos en Tanais, me enseñó la videograbación en color de la excavación de Kobiakov 10, y comentó que él y su hermano tenían opiniones distintas sobre el asunto de las falangetas. Según Yura, los ratones las habían roído poco después del entierro, circunstancia muy común en las cámaras funerarias sin sarcófago. Volodya no admitía esa explicación. Prefería creer que le habían cercenado la punta de los dedos inmediatamente después de la defunción, tal vez en el curso de una ceremonia para borrar a los vivos del tacto de los muertos. No soportaba la versión de los ratones."

¿Os ha picado la curiosidad? Si os apetece una lectura estimulante y amena, adelante. El Mar Negro es un libro perfecto para abrir nuevos horizontes y aprender más sobre una zona muy desconocida para el gran público. ¿Preparado para la aventura histórica? Coge el sombrero, el látigo y bienvenido.

EL MAR NEGRO, de Neal Ascherson.
Tiempo de Memoria, Tusquets
Barcelona, 2001
ISBN: 9788483107218
Tapa blanda
18.50 euros.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Sabéis lo que es el miedo?

Yo sí:

Warner busca ya equipo creativo para liderar el proyecto de adaptación de Sandman, cómic creado por el popular escritor y guionista Neil Gaiman. Por el momento es Eric Kripke, responsable de Supernatural, quien está sonando con más fuerza, aunque no es el único candidato que el estudio evalúa para ese puesto. Editado por primera vez en 1.989, Sandman es uno de los personajes más seguidos por los fans del noveno arte, que han visto cómo desde casi sus inicios sonaban rumores sobre diversas posibles adaptaciones al cine y a la televisión. En Sandman seguimos las aventuras de Morfeo, Dios del Sueño, que tras escapar de sus captores humanos, vuelve a su reino con la intención de restaurarlo, misión que se verá entorpecida por algunos de sus parientes conocidos como Los Eternos. Cabe recordar que el propio Gaiman tenía previsto escribir y dirigir una película sobre Muerte, el más popular de los personajes que aparecen en el cómic. El proyecto podría haber sido temporalmente cancelado debido a la intención de Warner de producir esta serie.

Vía: Ktarsis.

Que Dios nos pille confesados...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Batman Inc

No sólo de libros vive el hombre... También de murciélagos superhéroes. ;) Desayuno esta mañana con una noticia de la que ya habíamos escuchado rumores hace meses.

Y es que, a partir de este noviembre, Batman se convertirá en una franquicia de hombres murciélago en Batman Inc. Chicos, no sé si debatirme entre la expectación o el pánico absoluto. ¿Debo fiarme de Grant Morrison, que firmó esa maravilla llamada Arkham Asylum? ¿O en todo caso tengo que odiar a Christopher Nolan por fijar en mi mente un Caballero Oscuro tan real que se aleja de este tipo de argumentos rocambolescos?

Aquí está la noticia entera, sacada de El País:

Un solo Batman no es suficiente para combatir el mal en un mundo globalizado. Así que lo mejor es darle a su lucha un toque empresarial, siguiendo el ejemplo de solventes marcas mundiales como McDonald's o Starbucks. Con notable olfato comercial, Bruce Wayne, el industrial multimillonario que se oculta bajo la máscara, ha decidido iniciar una franquicia de hombres murciélago que se expanda por todo el planeta. La nueva red batmaniana comenzará en su nuevo cómic, Batman Inc (DC Comics), escrito por el prestigioso guionista escocés Grant Morrison, y que se publicará en noviembre.

La historia arranca cuando Batman regresa a Gotham tras un viaje a través del tiempo y constata que un solo vigilante no es suficiente. Durante su ausencia, Dick Grayson (Nightwing, el Robin original) se ha convertido en Batman y el hijo de Wayne, Damian, se ha vestido el traje de Robin. "Bruce Wayne se da cuenta de que ya no puede ser el sombrío vengador que fue", ha señalado el editor de la editorial DC, Dan DiDio, al New York Post. "Quiere un alcance más ambicioso, y se da cuenta del efecto que Batman como símbolo podría tener en todo el mundo", añade.

Una cuestión de 'branding'

El primero de la nueva red será el antiguo Robin (Nightwing), que se convertirá en el nuevo Batman de Gotham junto al original. "Sin revelar demasiado, queríamos mostrar que Batman puede tener una influencia global", ha indicado DiDio. A lo largo de una docena de episodios, Batman recluta y entrena a otra docena de agentes en todo el mundo, como El Gaucho en Argentina o The Knight, en Inglaterra. "Todo es una cuestión de branding (elaborar marcas comerciales)", comentó recientemente Morrison en Los Angeles Times.

Entre las incorporaciones más destacadas estará la del propio hijo de Batman, Damien Wayne, nieto del archienemigo del Hombre murciélago, Ra's al Ghul. "Así, además de la nueva interacción entre los dos Batman, hay la interesante relación entre Bruce Wayne y su hijo", ha añadido DiDio. "El papel de Grayson es el del protector de Gotham", ha subrayado. Para evitar la confusión, el traje de Grayson mostrará solo el murciélago negro y el de Wayne, el murciélago sobre el fondo de una luna amarilla. "Pensamos que tendría sentido que Bruce Wayne, un multimillonario, asumiera una visión más global".

A favor de Morrison tengo que contará con Nightwing. Sí, qué pasa: me gusta Dick Grayson. En contra, que saldrá el irritante Damian Wayne vestido de Robin. ¬¬ Señor, qué cruz...

Quizás tengo que hacer suspensión de credibilidad y volver a pensar que, en el mundo del cómic, todo está permitido. O casi todo. ¡Pero, ah, Nolan, me has acostumbrado tan mal! En fin, le daremos un voto de confianza a Morrison... Y a Nigthwing en su nueva andadura. ;)

En noviembre saldremos de dudas.

viernes, 27 de agosto de 2010

Lo que hay que escuchar...


-¿Cómo han dicho que hay que buscar los libros?
-Por orden alfabético de autor, por el apellido.
-¡Ostras, pues a saber cómo encontramos a Nicholas Sparks!
-Yo volvería a preguntar, que esto es muy complicao.
- Y mira, tía: literatura por géneros. ¿Y eso qué es?
-...
-¿Masculina y femenina?
-Supongo: para hombre o para mujer...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Encontrado el palacio de Ulises en Ítaca

Mirad qué noticia he encontrado vía La túnica de Neso:

Arqueólogos de la Universidad de Ioannina afirman haber descubierto el palacio de Ulises en Ítaca. De confirmarse, sería el hallazgo arqueológico más importante de los últimos años.

Los arqueólogos de la Universidad de Ioannina, que han participado durante casi 16 años en las excavaciones llevadas a cabo en la zona de Exogi al norte de la isla de Ítaca, han anunciado disponer de suficientes indicios para identificar el enclave excavado como un palacio micénico. En declaraciones a la cadena de televisión ΣΚΑΪ, el profesor de Arqueología de la Universidad de Ioannina Thanasis Papadopoulos ha declarado que los trabajos de excavación han revelado la estructura de un edificio con tres partes diferenciadas, un megaron con dimensiones similares a los descubiertos en Micenas, Pilos y Tirinto .

Por supuesto, el hallazgo de un palacio micénico en Ítaca no garantiza la existencia de Ulises y de sus aventuras inmortalizadas por Homero. Por otra parte, los acontecimientos narrados en la Odisea se sitúan aproximadamente en siglo XIII a.C. y establecen una fuerte presencia micénica en el mar Jónico. No es de extrañar por tanto que la búsqueda del palacio de Ulises en Ítaca, por analogía con el de Agamenón en Micenas y el de Néstor en Pilos haya despertado durante mucho tiempo el interés y la ilusión de los arqueólogos. Pero, ¿qué hay de nuevo en Exogi que lleve a pensar que nos encontramos ante el palacio de Ulises? Según Thanasis Papadopoulos, la estructura encontrada es consistente con la descripción del palacio de Ítaca que se hace en la Odisea. Es también significativo la ubicación del edificio frente a ”tres mares”, en consonancia con la descripción de Homero. Asimismo se ha encontrado aquí una fuente que dataría del siglo XIII a.C., el periodo en el que vivió Ulises. Por último, se hace referencia al hallazgo de una inscripción en escritura Lineal – posiblemente Lineal B -, del tipo de las encontradas en los palacios micénicos.

Todos estos indicios son los que llevan a los arqueólogos a pensar que bien podría ser este el palacio que sirvió a Homero de inspiración para la Odisea, la “madre de todas las aventuras”.


Bueno, con estos descubrimientos siempre hay que ser muy cautos, pero es bonito comprobar que la arqueología, siguiendo los dictados de la literatura, puede darnos alguna alegría más. Es más que factible que nos encontremos frente al palacio que inspiró al poeta de la Odisea, sí, el único que aún quedaba por descubrir. Lo de la existencia de Ulises es otro cantar, claro. A no ser que me digan también que han encontrado el arco y el lecho nupcial de madera de olivo... ;)



¡En fin! ¿Para cuándo un viaje a Ítaca? XD

viernes, 20 de agosto de 2010

Zen y motocicletas

Lees en verano Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta, de Robert M. Pirsig, y a uno le entran ganas de detener el tiempo y reflexionar sobre su lectura. O de enganchar una moto y viajar -en nuestro caso por Europa- disfrutando del paisaje, con un ejemplar de Walden en la mochila. Es de esas obras que te reconcilian con la filosofía. Supongo que esa sensación de trascendencia sólo te la dejan los libros iniciáticos, los bien llamados libros de culto.

Como ya comenté en una entrada anterior a propósito de su reedición en castellano por Sexto Piso, Zen y el arte... tiene como argumento principal el viaje en moto por los Estados Unidos de un padre y su hijo. Lo que más me gusta es el don de Pirsig para añadir a este eje entrañable una larga serie de reflexiones filosóficas, sistémicas, que a veces te dan la sensación de estar frente a un ensayo y no frente a una novela. Y, sin embargo, el ritmo narrativo es fluído y en absoluto frío o denso.

Se han dicho muchas cosas sobre este libro. Algunos han visto en él un libro de filosofía, un tratado de moral y hasta de estética. Si, por qué no: estamos ante una obra polifacética. Pero, por encima de todo, es inspiradora y sorprendente.

"Pienso que si vamos a reformar el mundo y convertirlo en un lugar mejor para vivir, la forma de hacerlo no es con una charla sobre relaciones de naturaleza política, que son inevitablemente dualistas, llenas de sujetos y objetos y de la relación entre unos y otros, ni con programas repletos de cosas para que otros las realicen. Creo que tal enfoque comienza en el final y presume que ese extremo es el comienzo. Los programas de índole política son productos terminados de calidad social, que pueden ser efectivos sólo si la estructura subyacente de valores sociales es correcta. Los valores sociales son correctos sólo si los valores individuales también lo son. El lugar para mejorar el mundo está antes que nada en nuestro propio corazón, cabeza y manos, y es desde allí desde donde hay que avanzar. Otra gente puede hablar de cómo expandir el destino de la humanidad. Yo sólo quiero hablar de cómo reparar una motocicleta. Pienso que lo que tengo que decir tiene un valor más duradero."

ZEN Y EL ARTE DEL MANTENIMIENTO DE LA MOTOCICLETA, de Robert M. Pirsig.
Sexto Piso.
Madrid, 2010.
ISBN: 9788496867529
Tapa blanda.
27 euros.

domingo, 15 de agosto de 2010

Los 13 relojes

Hay cuentos maravillosos, ideales para una luminosa tarde de verano o una oscura y ventosa noche de invierno. Hay historias mágicas, de príncipes y seres extraños y duques malvados que encandilan a los niños y enamoran a los adultos. Hay libros llenos de ternura, que consiguen hacerte olvidar cualquier problema y que siempre, siempre, recuerdas y relees con una sonrisa en los labios.

Los 13 relojes de James Thurber es, sin duda, uno de esos relatos.

No quiero hacer una sinopsis del cuento. ¡Que no desaparezcan nunca las sorpresas! Y, sinceramente, no sé cómo describir esta obra. Neil Gaiman dice de ella que "es esa clase de libros. Es único. Hace feliz a la gente, como los helados." Si alguno habéis leído El último unicornio de Peter Beagle, sabed que Los 13 relojes produce la misma sensación de belleza al leerlo: es mágico, brillante y poético.

Qué más se puede añadir... Bueno, quizás una cosa: a leer y a disfrutar. ;)

LOS TRECE RELOJES, de James Thurber.
El Ático de los Libros.
Barcelona, 2010.
ISBN: 9788493780920
Tapa blanda.
16 euros.

viernes, 13 de agosto de 2010

Un siglo decisivo

¿Qué nos viene a la cabeza nada más escuchar eso de "la Antigua Grecia"? Atenas. ¿Y qué pensamos cuando hablamos de Atenas? Pericles, el siglo V a.C.; la democracia ateniense.

¿Y si, por una vez, nos salimos del tópico? Eso es lo que debió de pensar el joven historiador Michael Scott cuando escribió Un siglo decisivo: dar un aire fresco a la historiografía divulgativa. ¡Y con qué acierto!

Scott combina la erudición al estilo Robin Lane Fox con el buen hacer narrativo de autores como Paul Cartledge y Tom Holland. El resultado es una lectura temendamente amena de un magnífico y apasionante ensayo que se devora en un par de noches como las buenas novelas.

Un siglo decisivo nos habla del periodo histórico que va desde la Atenas de Pericles hasta la llegada de Alejandro Magno (403-323 a.C.). Se ha escrito mucho y de todo sobre estas dos épocas pero prácticamente nada sobre las décadas oscuras que los unen, llenas de revueltas e interesantes juegos políticos y diplomáticos.

Fue una época agridulce para las pólis griegas. El fin de los ideales atenienses y las glorias del siglo anterior planearon sobre la historia de Atenas, Esparta y demás durante el siglo IV a.C., un siglo sin embargo interesante para nosotros por sus guerras, pactos y deslealtades.

Hay tres puntos en el libro que me han gustado muchísimo. Por un lado, la visión de Atenas que nos ofrece, especialmente por su política exterior de doble filo tan poco fiable para el resto de las ciudades. Por otro, la decadencia militar de Esparta. Pero, por encima de todo, la aparición de una Tebas fascinante y desconocida para el gran público.

Scott, además, combina con acierto los episodios más importantes de la época con pinceladas sobre sus principales figuras. Yo me quedo, sin duda, con sus retratos de Isócrates, Demóstenes y mis favoritos, los caudillos tebanos Pelópidas y Epaminondas.

Un siglo decisivo es una obra de dinámica lectura. Es un libro breve para el tema que toca, de acuerdo, pero Scott ofrece una buena bibliografía para cada capítulo al final de su obra, y tiene mucho sentido del humor. Por eso estamos ante un puente perfecto entre el ensayo y la narrativa histórica -muy asequible para los que estén poco acostumbrados a la lectura de ensayo, pero muy recomendable también para el público especializado- y ante una época apasionante alejadas de los tópicos de la antigüedad clásica griega. ¿Te atreves a descubrirla?

UN SIGLO DECISIVO, de Michael Scott
Ediciones B
Barcelona, 2010
ISBN: 9788466640886
Tapa Dura
22 euros.

lunes, 9 de agosto de 2010

Tony Judt

Corren malos tiempos para la historiografía: si a mediados de abril moría Manuel Fernández Álvarez ayer nos dejaba Tony Judt, uno de los mejores investigadores del siglo XX, víctima de una variante agresiva de la esclerosis.


Judt, de familia judía, fue una de las voces que más se elevaron en los últimos tiempos contra el poder internacional de Estados Unidos y el de las instituciones judías dentro de la política norteamericana. Hace unos años, sus análisis crearon polémica al llegar a considerar a Israel como un "anacronismo" y al proponer la creación de un estado binacional repartido entre árabes y judíos.

No soy una experta ni mucho menos en Historia actual, pero su libro Posguerra: Una historia de Europa desde 1945 me parece una joya de obligada lectura. Sin embargo, mi debilidad es su última obra hasta ahora publicada en castellano, Sobre el olvidado siglo XX. Se trata de una recopilación de diferentes estudios aparecidos en varios medios periodísticos, ideal para hacernos una idea general de su buen hacer como historiador.

Dividido en cuatro partes, el libro comienza con dos dedicadas a intelectuales (no todos salen bien parados, por cierto; creo que a mi amigo Martín le encantaría su crítica al marxista Eric Hobsbawm) y a reseñas historiográficas. Las otras dos abordan diversos episodios europeos, el conflicto árabe-israelí y la política de Estados Unidos.

Sé que Sobre el olvidado siglo XX es un libro que, por tratarse de una antología, puede resultar poco cohesionado frente a Posguerra. Pero creo que cada uno de sus artículos tiene validez por sí mismo, que su importancia global se encuentra en su trasfondo. Porque, al fin y al cabo, la rapidez con la que se nos olvida la historia más reciente y la importancia de los intelectuales en ella es una preocupación de Judt que bien merece nuestra lectura.

A finales de septiembre, concretamente el día 22, saldrá a la venta la última de sus obras, Algo va mal. Se trata de un libro de política internacional que hace un apasionado llamamiento sobre los valores económicos y políticos actuales que hay que cambiar y que establece las ideas sobre las que debería refundarse la nueva izquierda. No sé, pero creo que es un libro que seguramente nos gustará a Homo Libris y a mí. ;)

Descansa en paz, Tony Judt. Y gracias por habernos hecho reflexionar.